Artes escénica de la UA estrenó el Alma Buena de She-Chuan.

En el marco de la celebración de los 55 años de la Compañía de Teatro de la Universidad de Antofagasta (UA), la Carrera de Artes Escénicas de la casa de estudios, estrenó una adaptación de la obra de  Bertolt Brecht, “El Alma Buena de She-Chuan”.

 

El frío de la tarde Antofagastina no penetraba las paredes del viejo inmueble del Teatro Pedro de la Barra. Muy por el contrario, en una cálida atmósfera, en la que se podía percibir algo de tensión por el estreno y el nerviosismo propio del estudiante previo a un examen, el jefe de Carrera de Artes Escénicas de la UA, Alberto Olguín, explicó las últimas directrices a sus alumnos.

Entre los compases del tema “Alabama Song”  y tras un último ensayo del acto final de la obra de Bertolt Brecht, “El Alma Buena de She-Chuan”, le consultamos a Olguín en el marco de que actividad se desarrolla el estreno del actual montaje.

“La Compañía de Teatro de la Universidad de Antofagasta, nos invitó a participar de algunas de las actividades de su programa de aniversario, por sus 55 años, así que lo que presentamos básicamente es  el examen de Actuación de tercer, año primer semestre” explicó.

Junto a lo anterior agregó que la obra se ideó originalmente desde la perspectiva de la academia, refiriéndose al examen, y no para público externo, pero que para responder a la invitación de la Compañía de Teatro,  habían adaptado el montaje a un escenario más grande.

La Obra.

Al ser consultado por la temática del material preparado, Olguín fue enfático.

“Estamos descontextualizando algunas cosas, ya que pienso que la obras no se pueden montar como se pensaron en el momento, el teatro se hace para los contemporáneos, ni para gente del futro n del pasado, sino para aquellos con quienes se convive ahora”.

De lo anterior se desprende el detalle que Bertolt Brecht, escribe la obra entre los años 1938 y 1943, en plena Segunda Guerra Mundial y plantea una mirada contradictoria a la vida, ya que tiene que ver con la pregunta respecto a si las personas son capaces de hacer el bien a toda costa o como las circunstancias van cambiando al individuo.

“Brecht proponía algunos elementos para distanciar el teatro del público desde la perspectiva del razonamiento, él estaba en contra del teatro que hipnotizaba, porque decía que el hipnotismo era el arma que tenía para triunfar, por lo tanto esta siempre desarrollando elementos para que el público reflexione”, señaló Olguín haciendo referencia a la abierta inclinación comunista del autor de la obra.

El grupo actoral que compone el montaje, cuenta con alumnos de primer, segundo y tercer año de la carrera de Artes Escénicas de la UA, en un elenco de 17 actores, junto a dos alumnos de la carrera de Música, los que apoyan las puesta en escena con ejecución en vivo.

Luis Labarca
luis.labarca@uantof.cl