Centro de Rescate UA, logró reinserción de ejemplares de la altiplanicie.

Entre los muchos asentamientos que proliferaron en los alrededores de San Pedro de Atacama, al interior de la región de Antofagasta, se destaca el Ayllu de Sólor.

Sus habitantes, predominantemente dedicados a la agricultura y a la ganadería tipo pastoreo, mantiene un  estilo de vida heredado de sus antepasados Licknantay, más conocidos como Atacameños.

De esto se desprende que como todo sector agrícola cuente con la presencia de cursos de agua, que hacen posible la vida y dentro de su fauna se destaca la presencia de diversos tipos de roedores, entre otras muchas especies.

Liberación

Gracias a estas condiciones óptimas para la supervivencia, es que los profesionales del Centro de Rescate y Rehabilitación de la Fauna Silvestre de la Universidad de Antofagasta, su director Carlos Guerra y su administrador, el veterinario Andrés Valenzuela, eligieron esta zona para la liberación y reintegración al hábitat de un ejemplar de zorro Culpeo y un aguilucho de la Puna, ave de presa que puede ser encontrada en el sector pre y cordillerano de nuestra región.

“En el caso del zorro Culpeo, el ejemplar llegó al Centro de Rescate en febrero de este año y tras su recuperación, fue llevado al sector de Llona, al sur de Sólor, lugar de extensa planicie, con presencia de vegetación agua y roedores que cavan madrigueras subterráneas, conocidos como “Chululos”.

Así lo comentó el Administrador del centro, destacando además que el canido llegó desde Minera Escondida, con 4 meses de edad aproximadamente, en lamentables condiciones, con evidentes muestras de desnutrición y raquitismo; debido a esto su tratamiento consistió en  una alimentación adecuada, vacunas, vitaminas y algo de entrenamiento con presas vivas para que pudiera cazar.

Aguilucho de la puna.

Tras la liberación del zorro,  el equipo del centro de rescate procedió a llevar al aguilucho de la Puna, al sector de Sólor, zona rural donde se encuentra presencia natural del ave.

“Llegó aproximadamente en enero de este año, era una ejemplar juvenil lo que se denota por el color de su plumaje, y el aguilucho es del sector de San Pedro de Atacama, por lo que esta zona es óptima por la vegetación, floresta y presas necesarias para desarrollar su vida de manera natural”. Explicó Valenzuela.

En las inmediaciones de un predio en medio del Ayllú, los profesionales del centro, procedieron a devolver al pequeño rapaz a su hábitat.

Y así cuando el atardecer cubrió la altiplanicie de la región, quedaron atrás los especímenes rehabilitados y reinsertados en su hábitat, sumando una nueva misión bien finalizada a la espera de continuar la importante labor que el centro de rescate realiza, por el bienestar de la fauna silvestre de nuestra región y país.

About the Author /

luis.labarca@uantof.cl